11 pruebas de choque de antaño para demostrar que estos coches no siempre fueron seguros

11 pruebas de choque de antaño para demostrar que estos coches no siempre fueron seguros

Publicidad

En dos décadas pueden suceder muchas cosas: las fronteras cambian, el pensamiento se transforma y hasta nuestra manera de comunicarnos es distinta. En el plano internacional, la seguridad vial ha alcanzado niveles que hace 20 años sólo se creían posibles en películas de ciencia ficción. Hemos dejado atrás el asombro del control electrónico de estabilidad, para ser testigos de radares que detectan peatones para evitar atropellamientos o cámaras que nos ayudan a mantenernos dentro del carril.

Si hay una organización a la que agradecer este acelerado avance tecnológico en materia de seguridad en coches, es a Euro NCAP. Desde mayo de 1996 ha realizado pruebas de choque a vehículos nuevos con el fin de poner en evidencia riesgos estructurales y motivar a los fabricantes a desarrollar vehículos con mayor capacidad de proteger a sus ocupantes en caso de accidente.

Ford Fiesta Euro Ncap

Los estándares para obtener una buena calificación se han ido modificando con el paso del tiempo. Hace tiempo que Euro NCAP dejó de analizar exclusivamente la actuación de los airbags y la estructura del coche; ahora, además, se considera todo un arsenal de asistencias que puedan evitar la colisión.

Hemos reunido en video las evaluaciones de Euro NCAP de hace dos décadas a vehículos que recientemente obtuvieron la máxima calificación de cinco estrellas. Spoiler alert: las cosas han cambiado mucho.

Ford Focus

¿Le darías cuatro estrellas a un coche cuyo poste A se dobla en una colisión y cuyo airbag estalla para reventar el parabrisas? Euro NCAP lo hizo con el Ford Focus en 1999 porque, en aquellos años, así se comportaba un vehículo con niveles de seguridad adecuados, aun sin bolsas de aire laterales o asistencias más allá de frenos ABS.

Audi A6

Sí, hubo años en que los modelos de Audi no aspiraban a evaluaciones excelentes. En 1998, por ejemplo, el A6 obtuvo únicamente tres estrellas, a pesar de haber sido modificado debido a una prueba anterior en la que Euro NCAP detectó que la bolsa de aire del conductor estallaba tarde y los pedales no colapsaron como debía ser. Según la organización, su nivel de protección dejaba que desear comparado con sus rivales de la época.

Toyota Yaris

El Toyota Yaris pasó por primera vez en Euro NCAP en el año 2000. Aunque la estructura no parece sólida y el video realmente espanta por los movimientos del maniquí durante la evaluación, su comportamiento le fue suficiente para obtener una calificación de cuatro estrellas en aquella época en la que, por cierto, Euro NCAP evaluó como "bueno" el nivel de protección al cuello del conductor en impacto lateral. Mira el video y sabrás el motivo de mi asombro.

Honda Civic

El Honda Civic de hace dos décadas lo pasó realmente mal cuando estuvo en manos de Euro NCAP en 1998. El choque de 64 km/h fue suficiente para que la carrocería se deformara hasta llegar al poste B e incluso hundir una parte del techo hacia la cabina. El pecho y las piernas del conductor sufrieron daños de consideración, por eso no debe sorprenderte su calificación de sólo dos estrellas y media.

Volkswagen Polo

Apenas un año después de la creación de Euro NCAP, en 1997, el Volkswagen Polo fue sometido a evaluación. En aquella época únicamente incluía el airbag del conductor. La estructura se comporta correctamente y, según la organización, su desempeño en colisión frontal cumple con los criterios, salvo por el movimiento del volante, que podría comprometer la protección del pecho del conductor. ¿Su resultado? Tres estrellas.

Renault Scenic

El famoso monovolumen francés fue probado por Euro NCAP en 2001. Su desempeño de aquella época no le sería suficiente hoy para alcanzar la misma calificación de cuatro estrellas que obtuvo esos días, sin embargo, contar con seis airbags a principios del milenio era ir a la vanguardia en materia de seguridad.

Ford Fiesta

El Ford Fiesta fue otro de los modelos que no disfrutó su estancia en los laboratorios de Euro NCAP a finales de la década de los 90. El desempeño de su estructura hoy es tan alarmante como el de algunos vehículos nuevos a la venta en Latinoamérica. Para estándares de 1997, una bolsa de aire y todas esas piezas dobladas le permitieron conseguir tres estrellas.

Mercedes-Benz Clase E

Desde tiempos anteriores a Euro NCAP, Mercedes-Benz ha sido una marca preocupada por la seguridad. Su Clase E evaluado en 1998 obtuvo cuatro estrellas. Su estructura permitió buenos niveles de protección a pasajeros y, además, contaba con cuatro bolsas de aire —frontales y laterales.

SEAT Ibiza

El superventas de SEAT no siempre ha sido un vehículo de cinco estrellas. En el 2000 fue sometido a prueba de seguridad por Euro NCAP y el resultado fue terrible debido a que no contaba con bolsas de aire como equipamiento de serie. La firma española fue notificada y se repitió la evaluación para que, con el airbag del conductor, el Ibiza obtuviera tres estrellas.

Volvo S80/S90

Hablar de Volvo es hablar de seguridad. El abuelo del S90 actual era el S80. En el 2000 pasó por los laboratorios de Euro NCAP, donde obtuvo la destacada calificación de cuatro estrellas. Al respecto, la organización comenta lo siguiente: "este Volvo grande es muy seguro y ofreció un buen desempeño en todas las áreas, especialmente el impacto lateral, donde la cabeza del conductor fue protegida por una bolsa de aire tipo cortina".

Nissan Micra

Con equipamiento de serie, el Nissan Micra disponible en Europa hoy puede conseguir cuatro estrellas de Euro NCAP; si cuenta con el paquete de seguridad, se lleva las cinco. En 1997 la historia era muy distinta. El Nissan Micra obtuvo sólo dos estrellas por su pobre nivel de protección a la zona de piernas y abdomen de los pasajeros delanteros.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio