El nuevo Rolls-Royce Phantom es, sin falsa modestia, el auto más lujoso del mundo

El nuevo Rolls-Royce Phantom es, sin falsa modestia, el auto más lujoso del mundo

Publicidad

La modestia no es una palabra que exista en el diccionario de Rolls-Royce. La firma de superlujo nos presenta la nueva generación de uno de sus modelos más emblemáticos, el Phantom, y aprovecha la oportunidad para dejar en ridículo a Bentley y a Maybach mientras explica por qué su sedán entiende el lujo mejor que nadie.

Si la excentricidad es lo primero en lo que se piensa cuando se desarrolla un Rolls-Royce, lo segundo es la exclusividad. La marca se toma tan en serio su nivel de distinción, que no aprovecha ninguna plataforma de BMW para crear al Phantom; en cambio, la firma británica estrena una nueva "arquitectura de lujo" que no sólo da vida al nuevo Phantom, también estará presente en sus próximos modelos.

Rolls Royce Phantom 3

Con el ego propio de una marca de esta categoría, Rolls-Royce hace énfasis en el desarrollo de plataformas propias, "no como la mayoría de los fabricantes que se hacen llamar de lujo y que se limitan a compartir plataformas en sectores tan específicos con marcas de volumen para sus SUV o GT". Para Rolls-Royce, esto es un compromiso inaceptable.

La ventaja de crear su propia plataforma es que, por el poco volumen, los proveedores son pequeños y centran su total atención en Rolls-Royce.

De ahí que la nueva plataforma del Phantom sea desarrollada para las necesidades específicas de este modelo. Está fabricada por completo en aluminio, no sigue una construcción de monocasco, permite incorporar diferentes tipos de propulsión, tracción y control, es más ligera, mejora su rigidez, admite carrocerías largas y, sobre todo, permite procesos de producción más eficientes.

En concreto, esta aplicación de la Architecture of Luxury en el Rolls-Royce Phantom VIII se traduce en un aumento del 30% en la rigidez y se refleja en una conducción más confortable, mejor aislamiento acústico y mayores niveles de seguridad. La nueva plataforma también incrementa el espacio interior.

Rolls Royce Phantom 23

Sobre una alfombra mágica... con motor V12

Cuando llega la hora de conducir, el Rolls-Royce Phantom se presenta con un nuevo motor V12 de 6.75 litros asistido por dos turbocargadores. Desarrolla 563 hp y 663 lb-pie de par a partir de las 1,700 revoluciones. La marca no habla de cifras de prestaciones, pero sí del doble propósito del motor: calma a bajas velocidades y poder cuando se le demanda.

Esta joya tecnológica va acompañada de un desarrollo muy interesante, una transmisión ZF de 8 velocidades cuya novedad no radica en el número de cambios, sino en su coordinación con la navegación satelital, lo que prepara a la caja de cambios para lo que sea que se presente a lo largo del camino.

Rolls Royce Phantom 24

A nivel conducción, el Rolls-Royce Phantom lleva un sistema que se llama Magic Carpet Ride, cuya función es ajustar la amortiguación. El sistema está al pendiente de la aceleración, la dirección y de una cámara para recabar información y realizar millones de cálculos por segundo. Sí, millones. Adicionalmente cuenta con el sistema Flagbearer, que a través de una cámara lee el estado del camino y ajusta proactivamente la suspensión a una velocidad de hasta 100 km/h.

Al tratarse de un vehículo de superlujo, la insonorización juega un papel importante. Rolls-Royce habla de más de 130 kg de elementos enfocados en la insonorización, incluyendo cristales laminados de doble capa de 6 mm.

Rolls Royce Phantom 20

El interior del Rolls-Royce Phantom es el santuario de su propio dueño

Más allá del sofisticado diseño exterior, tan clásico como futurista —e inspirado en el 103EX—, lo mejor del Rolls-Royce se vive en el habitáculo. Bien sea en el puesto del conductor, con un cuadro de instrumentos digital con pantalla TFT de 12.3 pulgadas, o en la banca trasera, con un compartimiento para champaña o whisky —incluyendo sus propias copas y sistema de enfriamiento—, el nuevo Phantom es una oda al lujo.

A lo largo del habitáculo encontraremos materiales de primera calidad y de corte sumamente exclusivo, como pieles finas, maderas exóticas y metales. El diseño de los elementos e incluso las combinaciones de colores obedecen a las tendencias actuales sin olvidar el origen de la marca.

Rolls Royce Phantom 19

La obsesión por los detalles ha sido tal, que incluso zonas como los descansabrazos de las puertas, la consola central, la zona baja del poste C o los descansabrazos laterales individuales de los asientos son calefactables. Además, las puertas se pueden cerrar desde dentro presionando sólo un botón o abrirse automáticamente con sólo tocar la manija.

La marca nos cuenta que desde 1925, cuando Sir Henry Royce introdujo al mercado el nuevo Phantom, el auto fue catalogado como el mejor del mundo. Desde entonces la firma inglesa ha perseguido la perfección. Esta octava generación es el equilibrio perfecto entre tradición, lujo y sofisticación.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio