SEAT Toledo FR-Line 1.0 TSI, a prueba: Un veterano que llega con armas nuevas a dar batalla

SEAT Toledo FR-Line 1.0 TSI, a prueba: Un veterano que llega con armas nuevas a dar batalla

Publicidad

Un veterano de mil batallas, el SEAT Toledo que desde finales de 2012 ha estado en nuestro país y durante ese tiempo ha recibido algunas mejoras en varias áreas, así como nuevos detalles estéticos y versiones. Se caracteriza por tener una de las cajuelas más amplias del segmento, y ahora, para su modelo 2018, la introducción de un nuevo motor de tres cilindros turbo (TSI) de 1.0 litro.

Si bien características como espacio interior y equipamiento siguen destacando, lo verdaderamente importante son los consumos que nos puede dar este pequeño bloque, que podrá sonar a poco, pero tiene lo suficiente para hacer la vida en la ciudad mucho más llevadera, sobretodo teniendo en cuenta los costos de los combustibles que cada vez se elevan más. Lo hemos probado en su versión FR-Line, si lo quieres conocer más a fondo quédate unas líneas más.

FR-Line, pequeños detalles para una imagen más deportiva

Img 5483 Copia

No es un secreto que el Toledo no es un auto deportivo, sin embargo, el toque que la línea FR ofrece es suficiente para hacer que uno que otro voltee a verlo. En esta versión nos encontraremos con dos emblemas; uno en la parrilla y otro en la cajuela. Además, lleva faros y calaveras LED, carcasas de espejos laterales en color titanio "gris" y rines de 17" de diseño especial en color negro.

A pesar de ser un diseño que apenas ha cambiado en sus ya seis años de vida, las líneas afiladas de los faros, calaveras y algunas líneas de carácter lateral, siguen manteniendo relativamente fresca su imagen, y más si añadimos detalles como la iluminación LED.

Interior amplio y también con detalles visuales

Img 5775 Copia

Lo referente a la línea FR, también continua en el interior, pues encontraremos asientos forrados en alcántara con costuras de color rojo, de igual forma, volante, palanca de velocidades y freno de mano forrados en piel, también con costuras rojas.

Los asientos, son bastante cómodos y tienen el factor extra de tener mejores soportes laterales como si se tratara de un modelo de mayor desempeño, la ventaja es que en curvas tu cuerpo no se mueve tanto, la desventaja es que para personas de gran tamaño, hay posibilidad que lleguen a sentirse incomodas por lo ajustado que puede llegar a sentirse por ese extra de soporte. Al frente, es fácil encontrar la posición de manejo correcta, pues además de ajuste de altura manual en los asientos, también tenemos ajuste de altura y profundidad en el volante.

Img 5781 Copia

A grandes rasgos la visibilidad es buena tanto a los lados, como al frente y la parte trasera. Ya en las plazas traseras encontramos un lugar bastante amplio, con un túnel de salida de escape regular, no tan alto, y con los mismos materiales de la parte delantera. Afortunadamente, para los ocupantes de la parte trasera, podrán contar con dos entradas USB para cargar sus dispositivos móviles, algo que se agradece bastante en estos días.

Al tratarse de una de las versiones más completas del auto —se coloca por debajo del XCELLENCE—, contaremos con un sistema de infotenimiento con pantalla táctil de 6.5" con conexión Bluetooth, lector de CD, tarjeta SD, radio AM/FM, puertos USB, entrada auxiliar y compatible con Android Auto y Apple CarPlay. También lleva cristales eléctricos para todas las puertas, ajuste eléctrico y calefacción para espejos laterales, aire acondicionado manual, luz ambiental, cuadro de instrumentos con computadora de viaje y seguros automáticos.

Img 5773 Copia

La calidad de los materiales es la correcta al segmento, encontramos plásticos duros en todas partes, pero afortunadamente no son tan brillosos ni se sienten de baja calidad. A su favor juega que lleva algunos detalles en diferentes tonalidades tanto en ventilas, manijas de las puertas y tablero que logran mejorar la percepción de calidad del interior. Sin embargo, en nuestra unidad, del lado izquierdo tras el volante, encontramos una tapa de plástico que sobresalía del tablero, fabricada en otro material de menor calidad y que al removerla, nos dejaba ver un hueco en el cual probablemente iría algún cableado y botón con alguna función no disponible en ese auto.

Con los casi 10,000 km que presentaba el auto, fue agradable no escuchar algún ruido interior que nos hiciera recordar que si bien los SEAT lucen muy bien y llevan buen equipamiento, sus ensamblados no tienden a ser los mejores, presentando generalmente rechinidos o vibraciones en distintos paneles.

Tres cilindros, lo justo y necesario para moverte en la ciudad

Img 5490 Copia

El downsize es un fenómeno muy presente en la industria automotriz y llega en una nueva expresión al Toledo. Su motor es un 1.0 TSI de tres cilindros que produce 110 hp y 147 lb-pie de torque, acoplado a una transmisión manual de seis cambios que lleva el poder sólo al eje delantero. Dicho motor, también cuenta con sistema Start & Stop para aumentar el ahorro de combustible.

Sin duda es un motor que a pesar de ser pequeño entrega una aceleración bastante uniforme y que en ciertos puntos te puede dar una que otra sonrisa, no demolerás el 1/4 de milla, pero sí sentirás una ligera patada cuando hundas el pie en el acelerador. De hecho, veámoslo de esta forma. El motor TSI de modelos pasados del Toledo e Ibiza era un 1.2 de cuatro cilindros con 110 hp y 129 lb-pie de torque. El nuevo, con un cilindro menos y menor desplazamiento, entrega casi 20 lb-pie más, aunado a sus 1,190 kg de peso, sentirás que es un auto ágil para ciudad y suficientemente responsivo para viajes no tan largos en carretera.

Img 5487 Copia

La calidad de la marcha es agradable, filtra bien, aunque en ocasiones por llevar rines de 17" y llantas relativamente delgadas, sentirás un poco más las irregularidades del camino. La suspensión aún sin ser independiente en la parte trasera, hace un buen trabajo para que el coche se sienta plantado y no tenga un balance de carrocería que pueda transmitir desconfianza al exigirle un poco más. El tacto de los frenos es bueno, un pedal ni tan esponjoso o brusco como en el Ibiza.

En cuanto a consumos es donde se agradece este motor, en ciudad, conduciendo con poco tránsito, muy temprano o por las noches, podrán sin problema alguno, sacar entre 16 y 16.7 km/l, ya con tráfico pesado la cifra baja a los 13 km/l aproximadamente.

Img 5545 Copia

Algo que no me gustó, fue que el motor de tres cilindros provoca ciertas vibraciones que se pueden percibir en el volante cuando el auto esta quieto. Es normal en estos motores ya que dentro del bloque el ciclo de combustión no tiene un movimiento equilibrado como en un motor de cuatro cilindros, donde mientras dos cilindros comprimen e inician ignición, otros dos ya sufren la explosión y liberan los gases generados. Por ende hay un equilibrio en las fuerzas generadas ahí dentro, mientras que en un tres cilindros no pasa de tal forma.

De igual forma, el tamaño del motor, hace que para pasar topes, siempre tengas que salir de ellos en primera marcha, si lo intentas en segunda, claramente te costará mucho más recuperar impulso.

Sería más interesante tener un Toledo FR y no un FR-Line

Img 5553 Copia

Cuesta $325,400, $11,000 menos que un Ibiza FR 1.0 TSI y $13,000 menos que la versión XCELLENCE.

Pareciera que no, pero hay unas diferencias pequeñas entre el acabado FR y FR-Line y esto lo podemos ver de mejor forma si comparamos algunos detalles de equipamiento de Ibiza FR y Toledo FR-Line, podemos empezar por el hecho de no tener espejos laterales abatibles eléctricamente, sistema de sonido BEATS, SEAT Drive Profile, encendido de luces automáticas, sensor de lluvia y asistente de ascenso en pendiente por ejemplo. Un punto más a mejorar Y teniendo en cuenta a sus rivales es el número de bolsas de aire que ofrece, pues lleva sólo cuatro —frontales y laterales—. Además, cuenta con frenos ABS y control electrónico de estabilidad.

Sin embargo, esto significaría un aumento de precios y de cierta forma un conflicto con la versión XCELLENCE, al colocarse en un rango similar, aunque entendamos que FR-Line va dirigido a quien busca cierto toque de apariencia deportiva, mientras que XCELLENCE se enfoca más en comodidad y un acercamiento a algo más "lujoso".

El Toledo FR-Line es un gran aliado citadino para ahorrar combustible y tener dentro de su segmento uno de los espacios de carga más amplios gracias a su portón trasero. Viene bien equipado y presume de un manejo ágil, sólo nos gustaría verlo con algunos detalles más de equipamiento y como un FR en vez de un FR-Line.

8.5

Calidad8
Equipamiento8
Seguridad8
Motor9
Comportamiento8.5
Consumo10
Espacio interior9
Cajuela9
Comodidad8
Precio7.5

A favor

  • Motor ahorrador y de buena respuesta para la ciudad
  • El acabado FR-Line con detalles pequeños, pero bien definidos en el exterior e interior
  • Espacio de cajuela

En contra

  • Falta de algún equipamiento como asistente de ascenso en pendiente
  • Hay una notoria vibración generada por el motor de tres cilindros

Modelo

FR-Line 1.0 TSI

Motor

3 cil, 1.0 TSI

Suspensión Delantera

Independiente tipo McPherson con barra estabilizadora

Potencia máxima @ rpm

110 hp @ 5,000 rpm

Suspensión trasera

Eje con brazos longitudinales, muelles helicoidales

Par máximo @ rpm

147 lb-pie @ 2,000 RPM

Longitud

4,482 mm

Transmisión

Manual 6 vel.

Cajuela

550 l

Tracción

Delantera

Consumo urbano

N.D

Frenos

Disco en las cuatro ruedas

Consumo en carretera

N.D

Peso

1,190 kg

Consumo combinado

21.9 km/l

Velocidad Máxima

200 km/h

Capacidad del tanque

55 l

Aceleración 0-100 km/h

9.8 seg

Emisiones

107 gCO2/km

Precios

$325,400

En Motorpasión México |¿Cuál me llevo? SEAT Ibiza vs. Peugeot 2008 vs. KIA Rio vs. Suzuki Swift Sport

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio