Los pilotos de carreras sí son atletas: así es la intensa preparación detrás del automovilismo

Los pilotos de carreras sí son atletas: así es la intensa preparación detrás del automovilismo

Publicidad

Cuántas veces como amantes de los autos y el automovilismo no hemos escuchado a alguien decir "las carreras no son un deporte y los pilotos no son atletas, ellos sólo tienen que manejar y no chocar...". El hecho de que se use instrumento mecánico y que como tal no requiere una fuerza tremenda para moverlo a altas velocidades como podría ser una bicicleta, o un bote de remos, pareciera quitarle mérito a los pilotos.

Sin embargo, no es así, los pilotos tienen que tener una condición física muy desarrollada para poder soportar el castigo que supone una carrera con todas las variables que integra, además deben tener la capacidad de hacer y sentir muchas cosas a la vez para poder mantenerse en la pista y luchar por una victoria.

El pasado puede que no haya ayudado mucho

En varias fotografías antiguas de las primeras carreras que fueron dando forma al automovilismo, nos podíamos encontrar con pilotos que distaban de estar en forma, y aún así podían escalar a lo más alto del podio y conquistar una victoria o campeonato.

Con el paso del tiempo, la profesionalización del deporte y lo cada vez más difícil y demandante que se volvía conducir un auto, se tuvo que hacer algo para preparar a los pilotos en más sentidos, y de tal forma poder domar a sus herramientas de trabajo.

Actualmente, tenemos pilotos que corren 10 km por las mañanas, pasan más de dos horas en un gimnasio fortaleciendo sus cuerpos y además entrenan sus reflejos para responder como si se trataran de máquinas. Por si fuera poco, llevan un régimen alimenticio muy específico. Todo esto no sólo para tener una buena imagen que vaya acorde a lo que los patrocinadores pudieran llegar a necesitar, sino para rendir como los atletas que son cuando están en el auto.

Parte de la percepción se da al no poderlos ver "trabajar" como un jugador de fútbol o un clavadista. Simplemente los vemos manejar.

El sólo hecho de haber conducido autos comunes de calle, aunque sean deportivos muy capaces, podría hacernos creer que pilotar un auto de carreras no es cosa de otro mundo. Sólo irías más rápido...

Cosa que no es así. En un auto de carreras todo lo que hace fácil y cómodo de manejar un auto de producción básicamente no existe. No hay aire acondicionado, no hay asistencias como el control de tracción o estabilidad —en algunas series se permite el control de tracción—, no hay direcciones suaves, asientos cómodos, detectores de punto ciego, suspensiones suaves o softwares que a toda costa impedirán ponernos en riesgo.

Captura De Pantalla 2018 07 19 A La S 16 48 52

A todo eso hay que sumarle factores físicos como la fuerza que se debe tener para mantener firme la dirección en una curva rápida o en dado caso poder contrarrestar algún cambio brusco, de igual forma, la fuerza que se tiene que poner en el pedal del freno en algunos autos, la fuerza en el cuello para soportar las grandes fuerzas G que se tienen en las curvas, y la condición para lidiar con las temperaturas altas, deshidratación y fatiga.

Aún más allá los pilotos se tienen que preparar mentalmente para poder controlar un auto a altas velocidades, sin chocar contra sus competidores, saber reaccionar rápido, comunicarse con su equipo y en algunos casos como en la F1, hacer cambios en tiempo real a través de los controles que llevan en el volante para preparar el coche para una sección en específico del circuito.

Claro que los atletas que practican otro deporte, también son personas extremadamente preparadas y que tienen que saber dominar muchos factores distintos acorde a su disciplina, todo eso también es admirable a cualquier nivel, sin embargo, el punto es demostrar que un piloto no sólo tiene que manejar rápido, también tiene que lidiar con muchísimos factores físicos y mentales, al igual que otros deportistas.

¿Cómo es el entrenamiento?

El entrenamiento físico de los pilotos varia acorde al tipo de serie en el que participen, sin embargo, por lo general toma entre dos y tres horas al día. En los que trabajan constantemente en la resistencia y fuerza. Además de combinar tiempo en gimnasio, natación, caminata y rutas en bicicleta, entre otros.

Así que ahí lo tienen, cuando alguien les diga que los pilotos sólo tienen que manejar, muéstrenle este artículo o alguno de los videos que dejamos.

Fotografías | Ford Performance

En Motorpasión México | Coche autónomo de carreras vs. piloto profesional: los humanos todavía somos más rápidos

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio